No se me deprimen

Las personas que viven con problemas de deportación viven toda su vida con ansiedad constante. Una pandemia mundial simplemente se suma a ella. Quiero que sepan que aunque no estoy en la oficina, sigo respondiendo mensajes y llamadas telefónicas.